Juego seguro

Cómo jugar de forma segura

Aunque el juego puede ser una actividad divertida y una buena forma de entretenimiento para adultos, también puede provocar problemas debido a su naturaleza adictiva.

Hay personas que juegan a menudo en el casino sin mayor riesgo que las escasas cantidades de dinero que pierden con el paso del tiempo; sin embargo, hay otras que acaban desarrollando adicción al juego, lo que no solo pone en riesgo su dinero y sus posesiones, sino también sus vidas y las de sus allegados.

Una vez desarrollada, la ludopatía es un enemigo muy difícil de batir, por lo que es muy importante evitar que llegue a aparecer. Este artículo incluye una serie de consejos para ayudar a los jugadores a apostar de forma segura y minimizar el riesgo de desarrollar adicción al juego. Esperamos que te resulte útil.

A continuación encontrarás la lista de nuestros consejos para jugar de forma segura. Haz clic en cualquiera de ellos para obtener más información.

  1. Entiende que el juego NO es un método para ganar dinero
  2. Debes concebir el juego como una forma de entretenimiento con un coste asociado
  3. Juega solo el dinero que puedas permitirte perder
  4. No intentes recuperar las pérdidas desesperadamente
  5. No juegues con dinero prestado
  6. Lleva un control del tiempo y el dinero que inviertes en el juego
  7. Limita cuánto puedes gastarte en el juego
  8. Usa las opciones de autoexclusión cuando sea necesario
  9. No combines el juego con el alcohol o las drogas
  10. No juegues cuando estés deprimido, enfadado o angustiado, ni tampoco para huir de otros problemas
  11. Compensa el juego con otras actividades
  12. Vigila la aparición de síntomas de ludopatía
  13. No tengas miedo a hablar con la gente y pedir ayuda
  14. Juega solo en casinos legales

Nota: seguir estos consejos no garantiza que puedas evitar el desarrollo de una adicción al juego. Incluso un pequeño fallo puede desembocar en hábitos poco saludables con el tiempo, por lo que la única manera de evitar cualquier riesgo es no jugar nunca. Si aun así quieres jugar, sigue los consejos de este artículo y haz todo lo que esté en tu mano por apostar de forma segura.

1. Entiende que el juego NO es un método para ganar dinero

Mucha gente concibe el juego como una forma de ganar dinero y hacerse rico (o por lo menos de salir de una situación económica complicada). Esta mentalidad es muy peligrosa, ya que la expectativa de un gran premio puede engancharte al juego y facilitar el desarrollo de la ludopatía.

Y, lo que es peor, el gran premio que debía cambiarte la vida no llega nunca y, en la mayoría de casos, la gente que juega para ganar dinero lo único que consigue es cavarse una fosa aún más honda.

Si quieres jugar de forma segura y minimizar las posibilidades de desarrollar un problema de adicción al juego, quítate este planteamiento de la cabeza lo antes posible. El juego NO es un método para ganar dinero. Todos los juegos de azar están diseñados para favorecer matemáticamente al casino, lo que significa que el jugador tiene siempre las de perder.

Aunque con un poco de suerte se puede batir al casino a corto plazo, es imposible que la suerte nos dure siempre. Y lo que es peor, el deseo de ganar no siempre se satisface con un buen premio, lo que provoca que muchos jugadores que han tenido la suerte de llevarse un premio acaben volviendo a jugar y pierdan todas sus ganancias e incluso más.

No cometas el error de jugar con el objetivo de ganar dinero, enriquecerte o solucionar un problema económico. Si apuestas con este planteamiento en mente, acabarás teniendo problemas.

2. Debes concebir el juego como una forma de entretenimiento con un coste asociado

En lugar de una forma para ganar dinero, debes tener en cuenta que el juego es una forma de entretenimiento. Y como ocurre con la mayoría de formas de entretenimiento, tiene un coste asociado.

Ir al cine, asistir a un evento deportivo o salir de noche tienen un coste determinado. En cuanto al juego, pagas por jugar en desventaja, siendo los casinos, físicos u online, los negocios rentables que te ofrecen dicho entretenimiento.

Obviamente, el dinero siempre es una parte consustancial, ya que la emoción que produce la posibilidad de llevarse un buen pellizco es una parte inseparable del juego. Y añade valor al entretenimiento. Aunque hay gente a la que le gusta jugar a juegos de casino gratuitos (como los que encontrarás en nuestra sección de juegos gratis), la mayoría prefiere que haya dinero de por medio.

Tal como hemos dicho antes, el dinero no puede ser el motivo principal por el que se apuesta, aunque añada valor a la experiencia. Si quieres jugar, hazlo por la diversión y la emoción que ofrece, pero no para ganar dinero. Si solo lo haces por dinero, lo mejor es que dejes de jugar.

3. Juega solo el dinero que puedas permitirte perder

En caso de adicción al juego, lo más probable es que acabes con importantes problemas económicos. Los ludópatas suelen pedir dinero prestado para jugar y hacen todo lo posible para conseguir más dinero para apostar.

Es habitual que los adictos al juego recorten otros gastos para tener más dinero para jugar. Empiezan con gastos superfluos o innecesarios, pero cuando la adicción está plenamente desarrollada es habitual sacrificar necesidades básicas como la alimentación, la hipoteca/alquiler, etc.

Para no correr riesgos, es importante que establezcas un presupuesto y juegues únicamente con el dinero que puedas permitirte perder, sin hacer sacrificios ni poner en riesgo a la familia, las compras básicas, los ahorros y todo aquello para lo que necesites dinero.

Si gastas más del presupuesto que te has marcado para el juego o empiezas a recortar otros gastos para jugar más, lo más probable es que ya hayas desarrollado un hábito problemático. Si es este el caso, te aconsejamos que leas nuestros artículos sobre diagnóstico de la ludopatía y cómo superar la ludopatía.

4. No intentes recuperar las pérdidas desesperadamente

Intentar recuperar las pérdidas a la desesperada es una de las maneras más habituales de acabar perdiéndolo todo. Suele convertir sesiones cortas de entretenimiento en grandes problemas económicos que pueden desembocar también en una adicción al juego.

Perder dinero no le gusta a nadie, y es normal querer recuperarlo. Sin embargo, es importante jugar con la actitud adecuada, lo cual nos conduce a todo lo que hemos dicho anteriormente en este artículo: no juegues para ganar dinero y recuerda que el juego es una forma de entretenimiento con un coste asociado.

Si de antemano ya sabes que vas a perder, lo cual es lo más probable al apostar en juegos de casino, no sentirás la necesidad de intentar recuperar las pérdidas posteriormente.

Querer recuperar el dinero perdido solo te llevará a cavar una fosa más grande de la que puede llegar a ser muy difícil (o incluso imposible) salir. Al jugar en desventaja, lo más probable es que pierdas aún más dinero y no que recuperes el que habías perdido. No cometas el mismo error que ha condenado a mucha gente antes que tú. Márcate un presupuesto y deja de jugar cuando se agote.

5. No juegues con dinero prestado

Hablando de errores habituales relacionados con el dinero y el juego, es importante que nunca juegues con dinero prestado. Antes ya hemos dicho que solo deberías jugar con dinero que puedas permitirte perder, por lo que pedir dinero prestado para jugar es un signo evidente de que has perdido dinero que necesitabas, aunque tú creas que no.

Nota: por supuesto, el contexto aquí es importante. Existe una gran diferencia entre pedir un crédito para poder jugar antes de que te ingresen la nómina y pedirle 20 € a un amigo porque no encuentras un cajero cerca (es decir, tienes el dinero, pero no en efectivo). Aunque no aprobamos ninguna de estas prácticas, aquí nos referimos principalmente a las situaciones parecidas a la del primer caso.

La situación más habitual es la de pedir dinero prestado para jugar antes de que nos ingresen la nómina con la intención de devolverlo tras haberla recibido. Aunque puede parecer una situación inofensiva, suele ser todo lo contrario, por varias razones como las siguientes:

  • El hecho de tener que pedir dinero prestado para jugar significa que no dispones de ese dinero extra que puedes permitirte invertir en el juego.
  • Pedir un crédito a ciegas puede crearte un peligroso problema económico y, básicamente, arruinarte la vida.
  • Puedes acabar liado con usureros o prestamistas peligrosos que te causen problemas.
  • Jugar con dinero prestado puede resultar estresante, lo cual puede poner en riesgo tu salud, provocar que tomes malas decisiones y crearte mayores problemas.

Y los peligros no acaban aquí. Aunque pienses que lo tienes todo bajo control, nunca es buena idea jugar con dinero prestado. Así pues, ¡no lo hagas!

6. Lleva un control del tiempo y el dinero que inviertes en el juego

Es muy fácil perder la noción del tiempo cuando juegas. En especial con los juegos modernos, puede resultar una actividad muy entretenida que haga que el tiempo pase más rápido de lo habitual. Por ejemplo, puede que tengas la sensación de que llevas 30 minutos jugando cuando, en realidad, ya han pasado dos horas.

Y lo mismo pasa con el dinero. Es más habitual recordar las ganancias que las pérdidas, lo que crea una imagen general distorsionada de todo el dinero perdido con los años. Estamos seguros de que muchos jugadores habituales se echarían las manos a la cabeza si supieran cuánto dinero han perdido jugando a lo largo de su vida.

Por ello, es muy importante llevar un control del tiempo y del dinero invertidos en el juego. Fíjate siempre en la duración de tus sesiones de juego. Anota la hora de inicio y, si puede ser, crea una alerta de actividad que te informe sobre la duración de cada sesión.

En muchos casinos online, las alertas de actividad incluyen información sobre el dinero perdido o ganado durante la sesión en curso, lo que también puede resultar muy útil. Sin embargo, esta información solo indica el dinero perdido en una sesión. Para conocer la inversión total realizada en el juego, lo más probable es que debas hacer el seguimiento tú mismo, ya que pocos casinos facilitan estadísticas a largo plazo a los jugadores.

7. Limita cuánto puedes gastarte en el juego

Además de llevar el control del tiempo y el dinero invertidos en el juego, puedes ir un paso más allá y establecer límites en los casinos donde juegues. Los casinos online ofrecen varios tipos de límites y, aunque no todos están siempre disponibles, encontrarás alguno que te pueda resultar útil.

A este efecto, te recomendamos que combines los límites siguientes:

Combinando estos dos tipos de límites, solo podrás invertir una cierta cantidad de dinero y jugar durante un tiempo limitado. Sin embargo, esta solución no es infalible. Estos límites solo funcionan en el casino en los que se configuran, por lo que resulta fácil sortearlos si se quiere jugar más. Por esta razón, no hay que confiar únicamente en los límites para controlar los hábitos de juego.

8. Usa las opciones de autoexclusión cuando sea necesario

Si los límites anteriores no te parecen suficientes para dejar de jugar del todo (por lo menos durante cierto tiempo), prueba la autoexclusión. Esta opción la ofrecen casi todos los casinos online y permite bloquearte el acceso al juego a ti mismo durante un periodo de tiempo que puede oscilar entre unas horas y varios años.

Si te autoexcluyes, no podrás volver a jugar hasta que venza el periodo de tiempo seleccionado. Dicho esto, algunos casinos pueden levantarte la autoexclusión si se lo pides, pero no al instante, sino después de un periodo de descanso.

Tal como ocurre con los límites mencionados anteriormente, las opciones de autoexclusión que ofrecen los casinos afectan únicamente a cada casino en cuestión. Por lo tanto, puedes saltártelas jugando en otros casinos. Para solucionar este aspecto, puedes autoexcluirte de todos los casinos online (lo cual es casi imposible y muy poco práctico) o utilizar las aplicaciones que bloquean el juego a escala global.

Ahora bien, recuerda que, por muy buena que sea la aplicación o herramienta, estas opciones de autolimitación y autoexclusión no sirven por sí solas para garantizar un juego seguro. Aunque pueden ser efectivas, si una persona quiere jugar, encontrará el modo de sortear cualquiera de estos obstáculos. Ten esto en mente y busca otras soluciones si sientes que el juego se te escapa de las manos.

9. No combines el juego con el alcohol o las drogas

No hay que tener una gran imaginación para saber que apostar estando borracho o drogado no es buena idea. Cuando estás bajo los efectos de alguna sustancia, la mente se nubla y es imposible tomar buenas decisiones.

Una mala decisión puede provocar que perdamos dinero, pero no solo eso: hay que tener la mente despejada para evitar que el juego se nos escape de las manos. Jugar bajo los efectos de alguna sustancia puede llevarnos a perderlo todo en una sesión e incluso desembocar en una adicción al juego más grave.

El consumo de alcohol y drogas es siempre desaconsejable, pero si encima lo combinas con el juego, puede provocarte problemas muy graves. Puede que sientas la necesidad de apostar cada vez que sales con los amigos y te tomas unas cervezas, y el vínculo mental entre juego y alcohol o droga no suele dar buenos resultados.

Si quieres apostar, hazlo con la mente despejada.

10. No juegues cuando estés deprimido, enfadado o angustiado, ni tampoco para huir de otros problemas

Un estado mental negativo, como estar deprimido, enfadado o angustiado, suele debilitar tanto psíquica como físicamente. En estas condiciones es difícil tener la mente despejada, por lo que no deberías apostar.

En primer lugar, es más fácil tomar malas decisiones, como cuando estás borracho o drogado. Los sentimientos negativos o los trastornos del estado de ánimo pueden causar grandes daños por sí solos. Intentar huir de ellos a través del juego no te aportará nada positivo y, además, es posible que tu salud mental empeore.

Usar el juego como vía para escapar de un problema suele acabar creando más problemas de los que se tenían al principio. Jugar puede ser una actividad divertida si se realiza de forma segura, pero recuerda que nunca es una buena solución para poner fin o escapar de los problemas.

11. Compensa el juego con otras actividades

Jugar demasiado puede llegar a crear adicción. También puede ser un indicio de ludopatía y de que quizá debas tomar medidas, ya que los ludópatas tienden a dar prioridad al juego por encima de otras actividades o incluso de la gente más cercana. Dejan de lado sus aficiones, el trabajo o incluso la familia, y todo en pos del juego, que se ha convertido en algo tan importante que les impide dedicar tiempo a otras cosas.

Si quieres jugar de forma segura, debes hacer otras cosas también. Es importante que tu vida no se limite únicamente al juego. Presta la atención necesaria al trabajo, pasa tiempo con la familia y dedica parte de tu vida a cultivar otras aficiones y actividades de ocio.

Si te cuesta conciliar el juego con el resto de actividades y crees que los juegos de azar se están convirtiendo en un factor predominante en tu vida, es hora de actuar. Para empezar, lee nuestro artículo sobre cómo superar la ludopatía.

12. Vigila la aparición de síntomas de ludopatía

Como ocurre con la mayoría de problemas psicológicos y biológicos, es más fácil superar la ludopatía si se detecta en una etapa incipiente. Si percibes que estás desarrollando (o ya has desarrollado) un problema de adicción al juego, puedes tomar ciertas medidas para superarlo antes de que resulte más dañino tanto para ti como para la gente de tu entorno.

Por eso es importante estar atento a posibles indicios y síntomas de ludopatía. Lee nuestro artículo sobre el tema y descubre qué características presenta un problema de adicción al juego, solo así podrás supervisar tus hábitos de juego y tomar medidas en cuanto veas que algo falla.

13. No tengas miedo a hablar con la gente y pedir ayuda

Hablar sobre ludopatía nunca es fácil cuando se desarrolla esta patología, pero a menudo resulta beneficioso acudir a un familiar o amigo de confianza o incluso a un profesional. Hablar con alguien es casi siempre mejor que callarse, ya que facilita el tratamiento del problema.

Por ello, no dudes en buscar ayuda cuando tengas la más mínima sospecha de que tus hábitos de juego pueden ser problemáticos. Es mejor prevenir que curar, sobre todo si los posibles problemas son tan graves como los que suele causar la ludopatía.

En nuestro artículo sobre cómo superar la ludopatía, hemos elaborado una lista con múltiples fuentes de ayuda a las que puedes acudir en caso de adicción al juego, así que consúltala y descubre qué alternativa podría resultarte más beneficiosa dada tu situación personal. Si buscas centros de atención, teléfonos de ayuda, psicólogos o centros de rehabilitación específicos de tu país, consulta nuestra lista de centros de ayuda y atención a la ludopatía.

14. Juega solo en casinos legales

Finalmente, pero no por ello menos importante, el juego seguro no consiste únicamente en jugar de forma responsable y evitar el desarrollo de una adicción. Para jugar de forma segura de verdad, debes seleccionar un casino legal y fiable.

Ya puedes jugar de forma responsable y por diversión, controlar tus gastos y asegurarte de que tomas todas las medidas adecuadas, pero si eliges un casino online que intente desplumarte a cualquier precio, no habrá nada que te ayude si te embolsas un gran premio e intentas retirar tus ganancias.

Para asegurarte de jugar en un casino online seguro, presta atención a la hora de elegir, lee todas las reseñas posibles y fíjate en las quejas de otros jugadores para ver cómo actúa el casino. Asimismo, consulta nuestro código de juego justo para conocer las situaciones problemáticas que pueden darse entre casinos y jugadores para saber cómo actuar correctamente y evitar incumplir las condiciones generales de los casinos o cualquier otra norma aplicable.

Y, por encima de todo, recuerda que debes seguir los consejos de este artículo. La ludopatía es un trastorno que puede destrozarte la vida y la de aquellos que te rodean, así que asegúrate de jugar de forma segura y responsable y de buscar ayuda si tienes la sensación de que algo no marcha bien.

¿Les parecería interesante a tus amigos?

Comparte el artículo para que puedan leerlo.

Compartir